lunes, 28 de junio de 2010

Que tomadura de pelo

Este fin de semana he podido ver de nuevo una maniobra en la carrera de Formula 1, que me ha descolocado, como espectador, como aficionado, como Oficial de carrera, como piloto y como todo.

A quien, en su sano juicio, se le ocurre delantar al Safety Car!!!

Da igual si está aún en Pit Lane o no. Si está saliendo, está saliendo.

Independientemente de lo que marque el Reglamento, sabemos que hay frente a nosotros, en el Circuito?

Sabemos si hay "ferralla" en medio de la pista o coches averiados?

Que seguridad nos da salir delante del Safety Car?

Ninguna.



Eso si, si todo lo demás te importa un pimiento, si solo piensas en ti, si lo que vas no es a competir si no a fastidiar a tu adversario, a ganar sin tener en cuenta como, entonces no tiene nombre, pero hacerlo te convierte en otra cosa. No en un piloto.
Se compite, con el cuchillo en la boca, sin dar facilidades ni tregua a tus rivales, pero con caballerosidad, con sentido comun, con respeto.

Además, reducir la velocidad para hacer creer a los que vienen detrás de que va a respetar el Safety Car y luego acelerar, ya nos da una idea de la traición que representa.

Aplausos desde aqui a Dirección de Carrera y a sus Comisarios Deportivos.

Establecer una penalización que cuando se impone no penaliza, no castiga sino que deja igual a quien la recibe, es asumir la misma cantidad de responsabilidad y de culpa por saltarse los Reglamentos. Es más, es conceder favoritismos, falsear la Ley, ser corrupto.

Sr Hamilton, (fijese que yo no pierdo los modales y le sigo llamando Sr aunque no esté de acuerdo con ello), vale ya.

Si quiere otro titulo mundial, compreselo, pero no corrompa un deporte.

Y si no puede, trabaje hasta que pueda.

Y si aún así no puede, entonces es que no se lo merece.

Señores Oficiales, Organizadores y demás responsables: Háganselo mirar, por favor.

Nos están faltando al respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada